martes, 8 de septiembre de 2009

Cómo realizar una página de cómic (al aerógrafo) I de II

Parte I de II: Hoy os cuento con detalle el proceso que seguí para crear una vistosa página de cómic en la Academia de Formación Creativa de Carlos Díez allá por junio de 2008. El método es más complicado de lo que parece, así que empezamos sin más dilación.

Lo primero es el entorno. En la Academia hay mesas de luz, ambiente creativo, todo tipo de materiales y amigos haciendo lo mismo, que es de lo más importante. Así que esa parte estaba cubierta.


Luego viene tener la idea. No había mucho tiempo para pensar y el argumento debía ser mudo y autoconclusivo en una sola página, así que opté por un cuentecín sobre un grafitero realizando un mural por impulso. Así llego al primer boceto a lapicero y en tamaño folio (DIN-A4)

Como veis, el texto es ideográfico y se reduce a un mero carácter: un signo de exclamación ('!'). Formarse una composición de página, definir el orden de lectura y la forma de las viñetas es una parte muy importante del proceso, pero ahora no entraré en ello. Quien quiera profundizar, tiene para aprender el libro de mi profesor ("y sin embargo amigo") Álvaro Muñoz. Baste decir que estuvimos varios meses antes dedicados exclusivamente a esos temas (y otros). La página fue una especie de "trabajo de fin de curso".

Una vez que se cuenta con el boceto a lápiz, se deben definir las gamas de color a utilizar sobre una fotocopia. Os adelantaré que para hacer esta página hice no una, ni dos, sino tres versiones coloreadas a diferentes tamaños. La primera versión es solo una definición general de tonos con lápices de colores, que nos da una idea del ambiente, temperatura y elementos, para corregir después.

En la página definitiva cambiarían muchos tonos, por ejemplo la iluminación irá descendiendo y calentándose a medida que transcurre la página para mostrar el paso del tiempo. Cambian también algunos otros detalles, como el color del bote de pintura. Vamos ahora a la mesa de dibujo...


Aquí pasé varias tardes sobre la mesa de luz, que es básicamente una placa de metacrilato translúcido encajada en un tablero, con una bombilla debajo. Lo que hice fue coger el boceto original a lápiz y calcarlo sobre una hoja nueva de papel rugoso. Definí mejor las líneas con tinta negra, usando un boligrafo-rotulador de punta fina. Es importante haber practicado antes el pulso antes de ponerse a hacer un calco entintado, con ejercicios como el siguiente (arriba el entintado, abajo el original):

En esta etapa aproveché para corregir errores que cometí al abocetar rápidamente a lápiz: cosas como pintar detallitos, enderezar líneas o modificar la perspectiva y los encuadres. Utilizaría el calco entintado de la página de cómic (no saqué foto en esta etapa) para hacer otro par de fotocopias (una a doble tamaño, esto es, DIN-A3) que usaré más adelante.

La acuarela es un material fantástico que se aplica con un pincel ligeramente humedecido en agua, pero hay que tener mucho cuidado porque se extiende por el papel en función de la textura. Por eso el color lo apliqué, no sobre papel satinado (el típico "de impresora"), sino sobre un papel rugoso especial para aguadas.

Siempre que se trabaja con este tipo de pintura es necesario tener cerca un vaso de agua limpia, pinceles de varios grosores, papel secante y cubiletes para mezclar los tonos (una placa para hacer cubitos de hielo sirve estupendamente). Ya os enseño la página, ya...

Conviene tener cerca un pedazo del mismo tipo de papel para probar cómo quedan los tonos antes de aplicarlos sobre la página. Lógicamente, no se empieza a aplicar acuarela hasta que la capa anterior se ha secado durante varias horas, pues de lo contrario se emborrona.

Poquito a poco y con mucha paciencia, fui coloreando con acuarela la página entintada de tamaño DIN-A4 siguiendo un cierto orden: de arriba a la izquierda hacia abajo a la derecha (para no emborronar lo anterior), y de tonalidades generales en grandes superficies a detalles particulares en zonas pequeñas. También tuve cuidado en pintar de una tirada las áreas que son del mismo color, siempre que me fue posible, porque es muy difícil repetir una misma mezcla de color si se hace en días diferentes. Veámosolo más de cerca:

Durante este proceso y en varias "manos" de pintura, se van aplicando también los brillos y sombras, usando si se quiere otro tipo de materiales, como acrílicos y pastel. Véanse por ejemplo los tonos de luz y oscuridad en las mejillas de la cara de la segunda viñeta.

¡Pagina terminada! Pero no todavía. Recordad que esto es solamente un esbozo a pequeño tamaño de la página definitiva.
En la segunda parte de este artículo os contaré cómo pasarla a gran tamaño para realizar la versión definitiva y emplear técnicas de aerografía con máscaras adhesivas para rehacer completamente la viñeta final, entre otras cosas.

8 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por comentar! ;-)



Links to this post:

Crear un enlace

<< Home


Basado en Blogger

Creative Commons License
Puedes copiar esta obra bajo:

licencia Creative Commons.