lunes, 20 de abril de 2015

Herramientas de productividad

Tienes mucho que hacer. No avanzas. Pasan los días... necesitas herramientas de productividad.

Este es un breve artículo donde te voy a comentar unas pocas utilidades informáticas que puedes usar para mejorar tu rendimiento, sobre todo si tienes que trabajar delante de un ordenador personal.

1: RescueTime: es un monitor de productividad con versiones escritorio, web y app para el móvil (todas sincronizadas entre sí) que ayuda a medir en qué gastas el tiempo. La versión gratuita viene con una serie de preconfiguraciones de serie y opciones de privacidad. Permite visualizar gráficamente en qué programa, aplicación, tarea o sitio web se te ha ido el tiempo cada hora, minuto y día. Es muy fácil de usar.

2.: StayFocusd: es un plugin para el navegador de internet que permite limitar o bloquear el acceso a varios sitios web. Además viene con diabólicas opciones que te impiden modificar la configuración a menos que superes ciertos retos, o pasado un tiempo determinado. Y la drástica opción "nuclear".

3: Pomodoro: es un simpático temporizador con forma de tomate integrado en el navegador que te permite aplicar la técnica de focalización y segmentación del trabajo (por ejemplo: en bloques de 25 minutos), asegurando suficiente tiempo para el descanso (p. ej: 5 minutos). Aquí tienes un vídeo explicativo de solo 2 minutos. También hay varias apps para móviles Android. Consejo: Utiliza el primer pomodoro del día o de la tarde para planificar lo que harás luego.

4: ¡Silencio, no molesten!: es una sencilla aplicación para el móvil que te permite silenciar todas las actualizaciones y vibraciones del teléfono durante la noche o en un periodo de tiempo determinado, tal como unos minutos o un par de horas. Permite establecer excepciones, por ejemplo, a las llamadas telefónicas urgentes.

Con estas cuatro herramientas, seguro que lograrás (¡si ya conoces este término, no pulses en el enlace!) evitar procrastinar. Aquí tienes algún consejo adicional, y si lo que haces es escribir un artículo o ensayo, aquí un breve vídeo sobre cómo mejorar tu eficiencia redactora.

Leamos ahora un par de párrafos del comienzo de un libro de Peter F. Drucker titulado "El ejecutivo eficaz":

Todo ejecutivo debe ser efectivo, pero brillan por su ausencia los hombres altamente efectivos en las tareas ejecutivas. El nivel de conocimientos es, en general, muy elevado, pero no parece que no existe mucha correlación entre la efectividad y la inteligencia, la imaginación o el saber de un hombre.

La efectividad constituye la tecnología especifica del trabajados cerebral en toda organización, y hasta muy recientemente no existía más que un puñado de tales personas. El trabajo manual solo requiere eficiencia, esto es, destreza para hacer bien las cosas, más que la capacidad para lograr que otros las hagan correctamente. [...]
Hoy en día, [...] el centro de gravedad se ha desplazado hacia el trabajador cerebral, hacia el hombre que pone en marcha lo que se origina en su cerebro, más que la fuerza de sus músculos. Cada vez más la mayoría de la gente poseedora de conocimientos trabaja en empresas donde es efectiva en la medida en que es capaz de contribuir con algo a dichas organizaciones.

El impresionante sistema de test y medidas que hemos desarrollado, respecto del trabajo manual no es aplicable al trabajo cerebral, este es efectivo cuando se aplica a lo verdadero y no puede ser medido según las pautas vigentes para el trabajo manual. El trabajador cerebral no puede ser supervisado de cerca ni minuciosamente, solo cabe ayudarlo.

La motivación del trabajador cerebral depende de su efectividad o eficacia: de lo que es capaz de realizar, si su trabajo carece de efectividad, su labor y su contribución languidecerán. El trabajador cerebral no produce nada que sea efectivo en sí mismo, produce conocimientos, ideas, información, por sí mismos estos productos son inútiles, alguien, otra persona que sabe, debe apropiárselos y convertirlos en fuerza personal, para que adquieran alguna realidad. El más grande saber no aplicado a la acción o la conducta es un conjunto de datos sin sentido.

El trabajador cerebral, en consecuencia, debe contribuir con algo que el trabajador manual no está obligado a aportar: eficacia.

Ahora, ¡al lío!

Nota: Este artículo se escribió en el plazo de un pomodoro.

Suscribirse a "Alfonso y Compañía" -

martes, 24 de marzo de 2015

Año nuevo en Singapur: mi visita


Ayer lunes falleció Harry Lee Kuan Yew (李光耀), llamado el "padre fundador" de la moderna ciudad-estado de la República de Singapur, a los 91 años de edad, quedando a cargo su hijo Lee Hsien Loong, que es el primer ministro, en todo un ejercicio de continuismo político. Aprovecharé hoy para resumiros el viaje que hice a Singapur el mes pasado, mientras trato de sacudirme los ecos de las elecciones regionales en Andalucía y Francia del domingo.

Tras cosa de medio año enclaustrado en mi helador refugio burgalés escribiendo la tesis doctoral de lunes a domingo y bajando a la calle apenas para mirar el buzón, logré cerrar un manuscrito que presenté públicamente a finales de 2014 y envié a mi tutor para revisar. Mientras él se leía las quinientas y pico páginas, y ya que, por estar con ello, no disfruté del fin de año solar, aproveché para realizar un largamente pospuesto viaje a Asia para celebrar el fin de año lunar, que en 2015 está dedicado a la cabra, oveja o carnero.
Aunque he viajado a China muchas veces e incluso he trabajado allí, Me adjudicaron únicamente 30 días improrrogables tras la habitual tortura de obtener el visado, cosa que actualmente es más burocratizada, restrictiva y cara que nunca antes (y esperemos que ojalá cambie para mejor tras la toma de posesión del nuevo embajador de la RPC en España, aunque tengo -fundadas- dudas), Lo solicité para volar a Shanghai, donde visité a algunos amigos y compañeros de trabajo y realicé algunas gestiones. Entre otras, la obtención de un certificado de pago de impuestos por mi antiguo empleo de profesor de matemáticas e informática en la Universidad de Shanghai para la Ciencia y la Tecnología. Además, visité el fenomenal museo del mismo nombre, donde había desde cámaras de niebla para detectar muones hasta robots que disparaban arcos, tocaban el piano o resolvían cubos de Rubik [Vid1, Vid2].
Después de eso, volé al norte de China donde bajo unas gélidas temperaturas aproveché para deslizarme sobre un río congelado (no solo superficialmente, sino más de medio metro de espesor en el hielo) en un trineo artesanal, al más puro estilo esquimal. Tuvimos algunos inesperados días de cielo azul, que allí no son muy frecuentes,



Huelga decir que los cuellos de los viandantes se giraban al mirarme cada vez que salía a la calle como si fuera un alienígena, puesto que en toda la ciudad de Anshan (de unos 4 millones de personas, donde acaban de inaugurar -al fin- una pequeña terminal de aeropuerto), situada apenas a 150 kms. de la frontera con Corea del Norte, no vi ninguna otra cara occidental aparte de la mía propia. Eso sí, me trataron muy bien por lo general e hice nuevos amigos en mi tercera visita a la provincia de Liaoning [辽宁]. Además, pude conocer algunos rituales budistas, como las ofrendas a los ancestros, o también constatar el éxito cultural que están teniendo en la televisión china conceptos recién llegados como los culebrones tailandeses o el "fitness". A las inacabables tracas de petardos y fuegos artificiales "non-stop" ya me he acostumbrado, y hasta lo disfruto.



Hubo también algunos problemas: al comprar el billete (vía CTrip) hubo un error en mi reserva por lo que tuve que pagar dos billetes de ida y otros dos de regreso, por lo que no me reintegraron prácticamente nada (ni las gracias) a pesar de notificarlo apenas una hora después de pagar. Por ello dudo que vuelva a utilizar este servicio de compra de vuelos por internet, que ya de por sí es farragoso, especialmente para no-chinos.
No fue el único incidente con aerolíneas, pues la reserva del vuelo entre Shanghai y Singapur con AsianAir me salió más cara que el viaje de ida y vuelta desde España (incluyendo adicionalmente un abusivo importe por el cambio de divisa), fue casi imposible pagar por internet y me trataron notablemente peor. Además de los repetidos registros aeroportuarios (hasta cinco en el mismo aeropuerto) y la desorganización general, colas por los visados, etc, me metieron en un viejo avión de estrechísimos asientos que vibraba como si fuera un motocarro de los años 50, donde no me dieron ni un miserable cacahuete para comer, aunque me tiré volando en total más de un día entero (dos días completos al regresar).
AirAsia es la aerolínea que sufrió, junto con Malasya Airlines, varios trágicos accidentes aéreos en 2014, y con esta gestión tan al nefasto estilo de la irlandesa RyanAir (con ventas en vuelo anunciadas a bombo y platillo, suplementos abusivos por el equipaje...), la verdad es que no me extraña mucho. Empiezo a plantearme volar en aerolíneas de "low cost", donde todo es bajo excepto el coste final. Sobre todo con lo que ha vuelto a pasar hoy.
Fue todo un alivio montarme al terminar el viaje en los grandes y cómodos aviones rusos de AeroFlot con su mini-pantalla individual de cine y la mantita que te prestan, aunque frecuentemente despeguen con retraso. Ya no solo por la incertidumbre respecto al visado de tránsito en China por 72 horas, por cuyo desconocimiento el empleado del Check-In de AirAsia no me quería dejar embarcar en el primero de mis cuatro vuelos Singapur-Shanghai-Moscú-Madrid. Según él, tenía que irme ¡a la embajada china a pedir otro visado! y haciéndolo, perder los cuatro vuelos. Suerte que su supervisor tenía más cabeza y le confirmó que efectivamente era cierto lo que yo decía.

Pero a lo que vamos: aterricé, tras dos escalas en Shanghai y Kuala Lumpur, en el caluroso y muy húmedo clima tropical de Singapur, donde pasé unos diez días visitando a unos amigos que conocí en mi antiguo trabajo como profesor, quienes tuvieron la amabilidad de acogerme en su piso. La verdad es que el contraste climático fue notorio, aunque tiene la ventaja de estar en la misma zona horaria que China, por lo que no se sufre jet-lag.


La primera sensación al aterrizar fue el constatar las modernas instalaciones del aeropuerto y el alivio al ver que de nuevo funcionaban los servicios de internet que están cortados en China, como Twitter, Facebook o YouTube. Lo siguiente, fue el maravilloso y florido paisaje que adorna las calles de este pequeño país, situado en el extremo meridional de la península de Indochina, al sur de la Malasia continental. La República de Singapur es una isla natural que fue ocupada por británicos y japoneses, y se independizó (algunos dirían que "fue expulsada") de Malasia mediante referéndum en los años sesenta.



Desde entonces se liberó de su pasado colonial y se consolidó como en un centro financiero de primer nivel para el comercio internacional, debido a su privilegiada ubicación en el estrecho de Malaca, que es un paso tan relevante como el canal de Panamá, por ser casi obligado para el petróleo que llega al sudeste asiático desde la península arábiga y para las mercancías que salen de China con rumbo al canal de Suez. Debido a su importancia geoestratégica es una región gobernada con autoritarismo, aunque es bastante segura y apenas se aprecia presencia policial o militar en las calles.

Su población es muy cívica y a pesar de su multiculturalidad, no se ven tiranteces ni un papel tirado en la calle, en parte debido a las importantes sanciones que se imponen a estos comportamientos, como latigazos por hacer pintadas (en 1994) o multas de hasta 1000 $SP (unos 600 €) por cosas como dispersar cacas de perro o no desmontar de la bicicleta en un paso subterráneo. Claro que allí los sueldos deben estar acordes a la cuantía de las sanciones.

Entre otros estrambotes, está prohibido importar chicle o goma de mascar y existe un cártel del agua potable (recurso aparentemente muy escaso y bien custodiado) y de la cerveza que las vende a precios desorbitados. De hecho es más caro un botellín de agua mineral que un refresco del mismo tamaño, lo que es completamente absurdo, y sin embargo, la comida, que es increíblemente rica y variada, es muy asequible en los mercados callejeros al aire libre.

Singapur tiene cuatro idiomas oficiales: Malayo (romanizado, pues ya no usan el alfabeto Jawi pseudo-arábigo), Inglés, Chino y Tamil (que es el indio que se habla fuera de India). Tiene una forma particular de hablar y un soniquete o acento muy marcado, al estilo filipino.
Es este un país que ha crecido a base de inmigración y a los singaporenses "de raza" les llaman Peranakanes. Para un europeo es sencillo obtener un visado al llegar. El transporte urbano se realiza con tarjeta monedero en metro ligero y hay autobuses de dos pisos al estilo inglés, que conducen algo a trompicones. Comprar un automóvil es un lujo prohibitivo porque los precios se multiplican debido a los acuerdos de bloqueo comercial y otras excentricidades regulatorias.


La ciudad, que me recordó mucho a Sídney (sobre todo por sus puentes) con un regustillo sinoarábigo, cuenta un urbanismo notable y gran variedad de museos. De entre éstos me resultaron especialmente interesantes el antropológico o de las "Civilizaciones Asiáticas" y el de arte contemporáneo, aunque muchos otros desafortunadamente estaban en renovación y además resultaron algo caros. Uno de ellos ha publicado, vía ministerial, un obituario de Harry Lee. Gran cantidad de bancos y fondos de inversión están establecidos en la zona, que además, y como no podía ser de otra manera, cuenta con un inmenso casino situado en el edificio más representativo de la capital.


No muy lejos, en un lugar muy céntrico, se sitúa el afamado restaurante "Catalunya", aunque los hispanohablantes son una escasa minoría en Singapur.
Sin duda lo mejor del país es su fauna y flora (especialmente orquídeas), que tiene mucho en común con la del Amazonas Peruano. Saqué algunas buenas fotos por allí:




Las calles huelen a flores y hay pajaritos y mariposas que vuelan por los variados parques. Todo un contraste con Shanghai. Además cuenta con un gran jardín botánico y un buen zoológico, donde tienen muchos ejemplares de primates, focas entrenadas, murciélagos, tigres blancos y una gran variedad de reptiles, incluyendo dragones de Komodo de varios metros de largo.






Tiene playas frente al estrecho, que a todas horas está lleno de multitud de inmensos buques que apenas sí se mueven, y aunque no se aprecia contaminación a simple vista, la gente dice que no conviene bañarse en el mar, porque de los barcos caen deshechos, así que apenas nadie lo hace.

Sorprendentemente, a pesar del intensísimo tráfico marítimo de contenedores, el aire parece estar limpio, al menos durante el año nuevo (en comparación al desastre ecológico de China [véase esta reciente conferencia]), y el clima es bueno para perder peso por ser bastante bochornoso. Además cuenta con una vibrante comunidad de universitarios, ecologistas y artistas modernos. Para una muestra, véase este "cuadro móvil" que corresponde a la obra "He was a good man" expuesta en el muy memorable Museo de Arte de Singapur, donde un hombre trata de enhebrar una aguja, en intenso gesto de concentración, mientras el mundo se sucede a su alrededor.
Por su parte, el centro comercial y financiero de la ciudad está plagado de los consabidos e inasequibles emporios de Chanel, Dior, Gucci y similares, así como de brokers y ejecutivos/as estresados/as fumando compulsivamente, incluyendo un buen plantel de mujercitas menudas como aves, ricamente vestidas, y algunas otras con hiyab, nador o niqab (el atuendo musulmán tradicional).
En general, parece un país dedicado al capitalismo y a la convivencia entre culturas, donde la gente es bajita, delgada, multirracial, cívica y tolerante, aunque hay de todo, como en botica. Si se es políglota, parece haber muy buena calidad de vida, salvando la ocasional excentricidad regulatoria y la especulación desaforada del trading. Hay tiendas y establecimientos de todo tipo y templos de todas las confesiones que parecen convivir en bastante armonía bajo el clima sofocante.

Está por ver cómo afectará a la economía de Singapur la muerte de su "amado dirigente", así como la ampliación del canal de Panamá, y el decidido impulso a otras rutas comerciales como el tren YiXinOu entre China y España, aunque no se esperan grandes cambios. Existen informes de que la piratería marítima se está desviando desde las costas del África Oriental hacia regiones cercanas a Indonesia, aunque -por suerte- no lo he podido constatar. Históricamente es una nación que ha progresado mucho, aunque a costa de perder parte de su esencia. Durante el último siglo se erradicó el consumo de opio, se multiplicó la renta per cápita y se reconvirtieron los pestilentes ríos en plácidos estuarios.


No obstante, se alienó a parte de la población, se generó una fuerte inflación y se eliminó completamente el pintoresco mercado flotante que existía en el río entre los puntes Elgin y Cavenagh, entre otros atentados contraculturales. Por otra parte y para compensar, se han desarrollado interesantes proyectos de arquitectura bioclimática, siendo uno de sus hitos más relevantes la construcción de los preciosos "Jardines de la Bahía", que ojalá fueran un modelo a seguir para las generaciones futuras.



Singapur es sin duda un lugar de contrastes, que transita con paso decidido desde su pasado colonial hacia el futuro de la globalización.

Al regresar a España hace un par de semanas me encontré con los temas de siempre en la televisión ¡qué os voy a contar!
Para finalizar, contaros que actualmente me estoy dedicando a aplicar las modificaciones que mi tutor de doctorado me ha pedido incorporar, para presentar y registrar el manuscrito de mi tesis en breve plazo. Luego ya se verá.

Nos leemos.

Suscribirse a "Alfonso y Compañía" -

jueves, 8 de enero de 2015

Carreteras castellano-leonesas con riesgo en el transporte de mercancías peligrosas - Análisis estadístico



Hace un par de días eché una tarde en preparar esta visualización interactiva que constituye un análisis estadístico de los tramos de carretera por nivel de peligrosidad, en el transporte de mercancías peligrosas (hazmat), que es una de las aplicaciones que trata mi tesis doctoral.

Para ello usé los datos que publica la Junta de Castilla y León en el portal datos.gob.es y en datosabiertos.jcyl.es, en base al Plan Especial de Protección Civil de Mercancías Peligrosas por Carretera y Ferrocarril de la Comunidad Autónoma de Castilla y León (MPCyL-Memoria, Carr., Ferr.)

En este caso utilicé los datos de carreteras, aunque también están disponibles los de ferrocarriles. Curiosamente, para este tema el único conjunto de datos que se ha publicado en toda España es el de Castilla y León (con licencia abierta de uso Creative Commons - by 3.0). Y es que eso de la transparencia gubernamental aún tiene que recorrer un largo camino en nuestro país, pero con los datos de que ya se dispone se pueden ir haciendo cosas interesantes.

Los datos se publicaron en dos formatos: valores separados por comas (CSV) para una hoja de cálculo como Excel, y también en KML para Google Earth (de lo que ya os hablé en mi artículo "el mundo está encogiendo" en el año 2006 ¡nada menos!) Si tienes instalado Google Earth puedes visualizar los datos en tres dimensiones sobre el terreno sin más que abrir el fichero KML en tu ordenador o smartphone, y verás algo como esto:


O, si te acercas más a Burgos, por ejemplo, esto:

En el mapa puedes encender y apagar las capas de terreno, edificios 3D, tráfico, clima, etiquetas, etcétera.

Lo que yo hice fue descargarme el fichero Excel, limpiar un poco los datos (lo que en la jerga informática se llama 'ETL') y después cargarlos en un programa fantástico con el que me he topado en el curso de mi investigación, llamado Tableau, que es software abierto al estilo de Prezi, pero para realizar análisis estadísticos y gráficos interactivos en modo WYSIWYG, es decir: "lo que ves es lo que obtienes".

Desde Tableau (que tiene un tutorial en vídeo para aprender a utilizarlo en un par de minutos, si ya sois avezados en estas lides) he creado una serie de visualizaciones de los datos, incluyendo gráficos de barras o burbujas y un diagrama de caja y bigotes, habituales en estadística. Luego los he juntado todos en una plantilla con la que podéis interactuar aquí.

Lo mejor es que todos los datos están interrelacionados, de modo que se pueden seleccionar subconjuntos de datos, como p.ej: las carreteras de Palencia, o las autovías con peligrosidad media, o las carreteras de entre 50 y 80 kilómetros de longitud. Al hacerlo, los datos quedan seleccionados en todas las visualizaciones simultáneamente, lo que es muy práctico para tomar decisiones informadas.


ADVERTENCIA: Naturalmente, las decisiones serán tanto mejores cuanto mejor sea el conjunto de datos, por lo que debo advertiros que lo que hay aquí es un proyecto piloto, donde muchos tramos ni siquiera tienen asignado un nivel de riesgo, y que además no está claro como se asignan los niveles, de los que solo hay tres:  bajo, medio y alto. También puede ser que haya datos desactualizados (pues los datos están fechados en septiembre de 2012 y no parece que hayan sido modificados desde entonces), sobre lo que yo no tengo ningún control. Por ello no recomiendo que se usen como núcleo para tomar decisiones a la hora de elegir una u otra ruta en el transporte de mercancías peligrosas, aunque sí puedan servir como un complemento indicativo o para fines de investigación. Aunque yo he trabajado anteriormente en proyectos de la Junta de Castilla y León (principalmente educativos y de investigación), actualmente no tengo relación con dicha entidad, y lo que os presento es más una curiosidad que un proyecto formal, aunque sea bastante sofisticado.

Tableau también permite compartir los datos fácilmente en redes sociales e internet y cuenta con una comunidad de usuarios (con algunos de la talla del Wall Street Journal) que publican sus visualizaciones para que todo el mundo las vea, la cual tiene interés por sí misma. Es muy fácil de usar, y también permite insertar mapas de datos georreferenciados, aunque aún le falta desarrollarse añadiendo otras opciones adicionales, como por ejemplo gráficos de superficie para funciones bivariadas, o inserción de imágenes y comentarios textuales.

Espero ver mucho más de ésto en el futuro próximo. Ahora, id a trastear con todo todo ello (mejor en pantalla grande)...



Suscribirse a "Alfonso y Compañía" -

domingo, 21 de diciembre de 2014

Heisenberg sobre la concentración internacional de la investigación científica

"Con todo, la tendencia a concentrar la física de partículas en grandes centros internacionales tiene ciertas limitaciones, impuestas por la duración de los experimentos. La colaboración entre universidades e institutos de investigación de los países miembros, por un lado, y el centro internacional, por otro, significa en principio que los físicos o equipos de investigación de cualquiera de las instituciones nacionales pueden desplazarse a menudo al centro, realizar allí el experimento y, a la vuelta, llevar las experiencias y el saber científico y técnico a la institución nacional de turno.

Pero cuando un experimento normal requiere seis años o más, la situación cambia radicalmente. Un físico que haya vivido seis años con su familia en las inmediaciones del centro internacional no querrá, por regla general, volver. Se encuentra a gusto en el nuevo entorno, los hijos tienen allí la escuela y las posibilidades de trabajo científico son allí mejores que en su antigua universidad. De manera que la moderna vida científica del centro a menudo no revertirá en el país miembro. Al contrario, puede que éste pierda algunos de los jóvenes científicos más dotados en beneficio del centro internacional.

Es de suponer que el problema solo tiene solución si el país miembro crea una intensa actividad en física de partículas dentro de sus fronteras. Si una institución nacional fomenta el interés por la física de partículas -quizá con un acelerador más pequeño, especializado-, se establecerá un ir y venir de información entre el instituto nacional y el centro internacional, y las contribuciones de éste redundarán en beneficio del estado miembro. Pero lo cierto es que una institución nacional requiere un presupuesto muy cuantioso." 

Cita de Werner Heisenberg en su libro "Encuentros y conversaciones con Einstein y otros ensayos" de Alianza editorial (1985, 1977 de la 1ª edición), páginas 107-108.

Más sobre el CERN en este blog: [20082011

Suscribirse a "Alfonso y Compañía" -

domingo, 9 de noviembre de 2014

Presentación de mi tesis en la I Jornada de Doctorandos de la UBU

Presentaré una comunicación en la I Jornada de Doctorandos de la Universidad de Burgos el próximo miércoles día 17 de Diciembre de 2014 (semana previa a las Navidades), según lo previsto.

Será una presentación muy breve de unos 10 minutos, con 5 minutos adicionales para responder preguntas, aproximadamente de 18:00 a 18:15, a las 16:00 o 16:30 (ha cambiado el horario del segmento) si el abigarrado programa se desarrolla de acuerdo con lo planeado.

La jornada se celebrará en la Sala Polivalente de la Biblioteca Universitaria (Planta Baja) y se planea emitirla en directo por internet desde las 9 ó 9:15 AM (GMT+1) en modalidad streaming por el servidor de vídeo del Campus Triangular (Universidades de León, Valladolid y Burgos) en: http://videocenter.ceitriangular.uva.es.

Quedáis todos invitados a seguir la presentación como mejor os parezca, y a formular preguntas constructivas.

Adjunto a continuación un resumen de mi ponencia. Para verlo a pantalla completa, pulsar en el icono de la esquina inferior derecha.



El servidor de streaming es el mismo modo en que se emitió la mesa de debate "El oficio de investigar" el pasado 16 de Junio. Las ponencias de la Jornada serán de toda índole, desde ciencia de materiales hasta química o arqueología, derecho y patrimonio. Hay también un compañero de mi programa de doctorado en ingeniería, como Adil Srhiyer, que presentará su trabajo sobre la propagación de ondas hacia las 18:45. Otro de mis compañeros, Rodrigo Palacios Saldaña, presentará su ponencia sobre optimización multicriterio de la planificación energética hacia la 13:15h. Si se cumplen los horarios (cosa un tanto improbable dada la cantidad de ponentes y la diversidad y complejidad de las presentaciones), la jornada se interrumpirá de 2 a 4 PM para comer y se clausurará sobre las 7 y pico de la tarde.

Mi tesis doctoral está ya casi terminada y estoy realizando algunos retoques y completando algunas secciones, quedando pendiente la revisión global y edición de formatos para su registro. Ronda las 500 páginas con tamaño de letra 11 puntos y gran profusión de figuras. Me parece que esto supera en mucho la dimensión media de una tesis doctoral en este contexto, y quiero pensar que también supera la media de calidad en cuanto al contenido, sobre todo teniendo en cuenta que todo el trabajo se ha realizado individualmente, desde varios países (de gran distancia geográfica, idiomática y cultural), ocurriendo un cambio de director de tesis, y durante la crisis económica más grave y profunda que se ha sufrido desde 1929. Por todo ello no ha sido nada fácil, y el tema no lo es tampoco.

Confío por tanto en que me permitan registrarla en formato digital y no me obliguen a realizar engorrosas adaptaciones a formatos arbitrarios o legalistas anteriores a la revolución tecnológica del s. XX, que no tienen en cuenta las complejidades del diseño de página cuando se trata de comunicar conocimientos complejos e interrelacionados. La complejidad del contenido, a mi entender, es lo que más debería ocupar y preocupar, por encima de la homogeneización absolutista de los formatos. Sin ser descuidada en lo más mínimo, la forma debería seguir consecuentemente al contenido, y no a la inversa; al menos esa es mi opinión. Claro que para gustos, los colores.

Yo solamente espero que mi trabajo se entienda y guste, o al menos, que aporte algo y se reconozca.

Suscribirse a "Alfonso y Compañía" -

lunes, 29 de septiembre de 2014

Nueve años ya...

Hoy hace nueve años y un día que empecé este blog, así que: ¡Feliz cumpleaños!

Ya sé que este espacio está últimamente un poco parado, pero es porque no paro de escribir en otros sitios, como en mi tesis doctoral, y también de cuando en cuando en Twitter, más que nada para dar señales de vida.

Llevo en Burgos ya unos cuantos meses encerrado en casa escribiendo sin salir más que a mirar el buzón. Llevo unas 430 páginas y estimo que la cerraré en 500 en cuestión de semanas.

Tengo pendiente contaros alguna cosa de los Emiratos, pero eso por el momento tendrá que esperar hasta que acabe la tesis, que es mi primera prioridad. Además, que se está dejando uno la salud para sacar ese mamotreto, sin ayuda, sin beca, sin recursos, sin sueldo, sin laboratorio, sin ... y cuanto antes acabe, pues muchísimo mejor. La cosa es que no se puede cortar por lo sano, claro, tiene que estar todo comprobado y recomprobado, referenciado, formateado y revisado, así que... tendréis que esperar. Pero no mucho ya, está al alcance de la mano.

Si todo va como se espera, para cuando este blog cumpla la década ya me habrán expedido mi título de Doctor Ingeniero con especialidad en Investigación Operativa. Y si va como debería: mucho, mucho antes de acabar 2014. Y a partir de entonces cambiarán mucho muchas cosas.

Cuidaos, que vienen curvas.

Nos leemos

Suscribirse a "Alfonso y Compañía" -

viernes, 6 de junio de 2014

Carbono alterado

« —Usted viene de otro planeta —dijo Bancroft, sombrío—. De una cultura colonial joven y llena de vida. No puede hacerse una idea de todos los siglos de tradición que nos han forjado aquí en la Tierra. Los jóvenes, los aventureros, se fueron todos con las naves. Los alentamos para que se fueran. Los que se quedaron fueron los obedientes, los impasibles, los limitados. Yo he sido testigo de ese desastre... y en aquel momento me alegraba, porque me permitía crear fácilmente mi imperio. Ahora me pregunto si valía la pena. La cultura se desmoronó, sofocada por normas de vida concebidas por los viejos. Regían una moralidad rígida y unas leyes igualmente rígidas. Las declaraciones de las Naciones Unidas se fosilizaron bajo el manto de conformidad global..., se creó una suerte de camisa de fuerza transcultural, aterrada por lo que podía surgir de las Colonias.» [...]
[...] Me detuve en la proa y miré un punto en el horizonte esperando que Ortega tomara una decisión. 
«Supongamos que hace mucho tiempo que se conoce a alguien, una persona con la que se comparten cosas, con la que se bebe de la misma fuente... Después viene el alejamiento, la vida conduce a uno y a otro en direcciones opuestas. El vínculo se debilita, las circunstancias los separan. Años más tarde, se vuelve a encontrar a esa persona, bajo el mismo aspecto, y todo vuelve a empezar. ¿Cuál es la atracción? ¿Es ésa la misma persona? Probablemente tiene el mismo nombre, la misma apariencia física, pero ¿es la misma persona? Y si no lo es, ¿las cosas que han cambiado son aleatorias e insignificantes? Las personas cambian... pero ¿hasta qué punto? Cuando yo era niño creía que existía una persona esencial, una suerte de personalidad central en torno a la cual los factores superficiales podían evolucionar sin modificar la integridad de la identidad. Más adelante, empecé a darme cuenta de que se trataba de un error de percepción, consecuencia de las metáforas que empleamos para definirnos. La personalidad no es más que la forma fugaz de una de las olas que tenemos enfrente. O bien, para adaptar el fenómeno a una velocidad humana, la personalidad es una duna. Una forma pasajera que responde a los estímulos del viento, de la gravedad y de la educación. Del mapa de los genes. Todo está sujeto a la erosión y al cambio. La única forma de conservar la identidad es mantenerse almacenado en hibernación para siempre.»
[...] 
«Pese a todos nuestros esfuerzos como civilización, o como individuos, el universo no es estable, como no lo es ninguna otra forma de vida que éste contenga. Las estrellas se consumen, el universo mismo se extiende, y nosotros somos también materia en movimiento constante. Colonias de células en alianza temporal, reproduciéndose y degradándose, una nube incandescente de impulsos eléctricos y códigos de memoria precariamente apilados sobre carbono. Es la realidad.»

Estas dos citas proceden del libro "Carbono Alterado" (publicado en 2002) que estoy leyendo, primero de una trilogía de Richard Morgan (véase esta amena entrevista por Skype vía YouTube). Es de estilo cyberpunk, y se asemeja a otras del género de la ciencia ficción mezclado con novela negra, como "Neuromante" de William Gibson o la muy clásica "Blade Runner" de Phillip K. Dick y Ridley Scott. Se oyen rumores de que pudiera llegar a adaptarse a la gran pantalla.

Si has leído este artículo hasta aquí, no te importará seguir leyendo. A mí me sienta bien leer este tipo de cosas, porque aparte del componente de escapismo que siempre tiene leer novelas negras o de ci-fi, tengo un relato a medio escribir que quizá algún día publique, no sé aún dónde. Quizá es que el sol y la soledad del desierto me están reblandeciendo el cerebro...


Volvamos a "Carbono Alterado": La novela trata temas de informática futurista, inteligencia artificial y transhumanismo ectrópico, planteando incógnitas sobre la naturaleza de la consciencia bajo la hipótesis de su replicación y transferencia por medios tecnológicos en base a una supuesta "pila cortical" implantada en el cerebro de seres humanos cultivados, clónicos o sintéticos.



Su autor, que es londinense, sitúa curiosamente a uno de los archienemigos en una versión preservada del Valle de los Caídos en España, lo que es bastante infrecuente en autores anglosajones. De forma soslayada y entremezclada con la trama (que resulta algo escabrosa, todo hay que decirlo) y a lo largo de las aventuras y desventuras de su personaje en Bay City (futura megalópolis de la ciudad de San Francisco), se aproxima a algunas de las corrientes filosóficas que estudian el principio antrópico y la paradoja de la inmortalidad cuántica.

El principio antrópico es bastante conocido y se resume en que "El universo es necesariamente como es porque hay seres que se preguntan por qué es así." (nuestra propia existencia determina nuestra perspectiva del mundo). La paradoja tambiénconocida como del "suicidio cuántico" se detiene en considerar la perspectiva del gato de Schrödinger (el clásico ejemplo en Física), si la consciencia de un ser vivo pudiera bifurcarse por medio de un procedimiento aleatorio disparado por un evento cuántico, con dos posibles resultados: su muerte o su pervivencia. Después de muchas series de la prueba, habrá muchos universos posibles. En todos ellos menos en uno el ente dejará de existir, pero siempre habrá un universo donde siga existiendo. Desde el punto de vista del ente, por mucho que se apriete el gatillo, el dispositivo ejecutor nunca se disparará, toda vez que su conciencia seguirá existiendo en uno de los universos. 



Sin embargo esta teoría no aclara la continuidad o discontinuidad de la consciencia entre varias de estas realidades paralelas, que tan bien queda reflejada en el relato breve (uno de mis favoritos) "El viajero redundante" de Gabriel Rodríguez Albérich sobre teletransporte. Si os gusta la ciencia ficción o este tipo de paradojas, no dejéis de leerlo (click en el enlace subrayado anterior).

Enlaza así R. Morgan con la teoría especulativa de Max Tegmark sobre el Universo Matemático [2] que se supone, por un artificio fractal, lo suficientemente complejo como para ser capaz de contener subestructuras autoconscientes gracias a un mero procedimiento de computación inertePueden encontrarse muchas de sus charlas en YouTube, aunque advierto que es bastante controvertido y un tanto "New Age". Para resumir, incrusto un breve vídeo de 4 minutos subtitulado, sobre la "estructura matemática de la realidad":


No es una idea nueva en ningún caso porque ya la acuñó Carl Sagan hace décadas entre una de sus ilustres citas televisivas, que ahora vuelve a estar de moda por el remake de la serie "Cosmos", cuyo visionado no puedo dejar de recomendar.



- - -

Por lo demás, a mí personalmente ya me queda poco tiempo en Dubái, ya que regresaré a España al final de este mes de Junio. Después de volver a Burgos no tengo mayores planes más allá de presentar al fin mi tesis doctoral (que ya es).

Me gustaría, en otro post, hablaros un poco más seriamente de la vida y la educación en los Emiratos Árabes, pero ya veremos si tengo tiempo y ganas...

Nos leemos.

ACTUALIZACIÓN:
Pocos días después de publicar este post, la fundación "BBVA Fronteras del Conocimiento" galardonaba con su afamado premio TIC a Marvin Minsky, uno de los "padres" de la Inteligencia Artificial. En su libro "The Society of Mind" discutía la naturaleza de la mente humana, como constructo separado del concepto de consciencia.

La diferencia fundamental se explica en el llamado "problema superior de la consciencia" y a través del llamado "zombi filosófico", que vendría a ser un ser hipotético indistinguible de un ser humano salvo por el hecho de carecer de consciencia. Aquí la consciencia se separa del concepto de "alma" (más religioso o espiritual), de la perpectiva etológica (o mero estudio del comportamiento al estilo "caja negra") y de la perpectiva neural (de la que existen amplios estudios tratando de imitarla computacionalmente).

Si todo esto os suena muy denso pero el concepto de "cyberpunk" os atrae más, no dejeis de probar el videojuego "Shadowrun Returns" y su secuela tecno-mágica en el Berlín de 2054, un proyecto financiado por Kickstarter en 2013 que plasma magistralmente la atmósfera de estas novelas. A lo largo de una historia interactiva con toques tácticos y de RPG (véase este "primer" en PDF), os tendrá enganchados medio verano.


NOTA: La imagen del cerebro-tostadora es del dibujante polaco Pawel Kuczinski, del que ha estado circulando últimamente un meme con algunos de sus dibujos por las redes sociales, con motivo de los acontecimientos políticos recientes. El resto de imágenes, salvo la portada del libro, son homenajes que han hecho a la novela varios ilustradores (vía DeviantArt), entre ellos: BenMauro, 'Y' y, principalmente, Phade01 (Erik van Helvoirt).

Suscribirse a "Alfonso y Compañía" -


Basado en Blogger

Creative Commons License
Puedes copiar esta obra bajo:

licencia Creative Commons.