/* Bienvenid@ al Blog de Alfonso y Compañía - La página está cargando. (Optimizado para Mozilla FireFox 10+. Conviene desactivar el plugin NoScript) */

lunes, 14 de abril de 2014

En busca de la felicidad


"Hey man," I say, approaching the Ferrari and waving at him as I point out where my car is parked, nodding to let him know that I am coming out. Am I seduced by the Ferrari itself? Yes. I am a red-blooded American male. But it's more that that. In that instant, the car symbolizes all that I lacked while growing up -freedom, escape, options. "You can have my spot." I offer, "but I gotta ask you a couple questions."
[...] Seeing that it's not a bad deal for either of us, he shrugs and says, "Fine".
My questions are very simple: "What do you do?" and "How do you do it?"
With a laugh, he answers the first question just as simply, saying "I am a stockbroker"
[...]
True or not, the other guys had infrastructures in their lives that I did not. [...] But I had to face the facts: there was no backup plan, no safety net, nobody needing me to succeed to make themselves look good. This was all on me. If I needed to sleep under the desk, then that was what I would do. [...]
By the times others walked in, I was already on the phone, making sure  I got a head start on those two hundred calls a day. I would finish relatively early in the evening, making sure I didn't call too late. Then it was back to studying.
During the weeks that followed, whenever worries about what I couldn't control overcame me, my focus saved me. [...] then, I could survive until night, when I could hit the books, which were mind-numbingly technical but which I convinced myself were as captivating as the greatest stories ever told. Years of hearing Momma tell me that the public library was the most dangerous place in the world because you could go there and figure out how to do anything if you could read, I also convinced myself that all this information I was learning in preparation for my exam was going to give me that competitive edge so I could pass it the first time.
When my brain wanted to give up, my attitude was that I had to study like I was in prison -becausse knowledge was power and freedom.
[.....]
Gary Abraham sold the way great singers seem to hit those notes effortlessly. People wanted to work with him, yet he never pushed, he let them sell themselves.
He introduced me to the efectiveness of not trying to sell you what I got but to find out what you want to buy, or what you will buy, what you already own. Boiled down, the question was: What can I show you that is similar to what you already own, that's going to meet your current objectives? That was the direction I wanted to pursue, a departure from I've got this product and this stuff that I have to move, and I don't care what you want or alreaday own.
[...]
I used to think that I knew something about poverty. You have not seen poverty until you've seen it in Africa. My heart aches as I see and learn more about the conditions that human beings are forced to live in. Yet in spite of this abject poverty, there is a sense of hope everywhere I go.
[...]

And, by the way, the attainment of wealth that we all want to strive for shouldn't be about the attainment of money. In fact, I've often been asked how much money equates to real wealth. My answer is always the same. By my definition, money is the least significant part of wealth, My net worth in not among the Forbes 400, nor is my ambition to be so listed, but I am healthy, I have raised two children as a single parent (blessed with a village of support) that have become outstanding young people, and I'm in a position to do work that reflects my values. That's my definition of wealth.
Wealth can also be that attitude of gratitude with which we remind ourselves everyday to count our blessings.

La cita procede del libro "The pursuit of Happyness" ("En busca de la felicidad") que acabo de terminar de leer en versión original.

Se trata de una novela biográfica sobre la vida de Chris Gardner, un hombre de raza negra procedente de un gueto suburbano de clase trabajadora en la Norteamérica racista de mediados del siglo XX. Cuenta su accidentada y motivadora experiencia vital hasta convertirse en fundador de una millonaria empresa de corretaje bursátil contra todo pronóstico. Existe además una película, de guión ligeramente diferente, pero también excelente, donde actúa Will Smith en uno de los mejores papeles serios de su carrera. Recomiendo ambos, tanto el libro como la película.



He seleccionado algunos párrafos que me parece que tienen mucha fuerza, en los que narra su desesperada lucha contra la adversidad de un trasfondo humilde y problemático, a pura fuerza de voluntad, tirando de los proverbiales cordones de sus botas, para alzarse en el aire del éxito personal, profesional y social.

No lo he traducido del original en inglés, pero podéis traducirlo al castellano automáticamente con las herramientas de Google Translate incrustadas en este blog. O buscar una versión española, que supongo debe ser fácil de encontrar.

Que estos párrafos os inspiren.

Suscribirse a "Alfonso y Compañía" -

jueves, 3 de abril de 2014

Entrevista completa en audio: "De profesor por el mundo"


Os traigo algunas reflexiones en formato sonoro sobre emigración internacional y andanzas educativas en informática y matemáticas, tanto en español como en inglés, en Dubái y en China. También hablo un poco de varios otros temas, como Kenia, economía, temarios, universidad y demás.

Así lo hago aprovechando que tengo unos días de relativo asueto puesto que han pasado los exámenes trimestrales y en los Emiratos la Pascua se celebra antes que en Occidente. Y digo "relativo" porque la tesis y los papeleos burocráticos (con bancos, gobiernos y consulados) no me dan tregua.

Se trata de una entrevista que grabé en remoto para el programa de radio por internet "ClickToSpain" ("C2S") a propuesta suya. Del total de la grabación, que dura unos 45 minutos (sin contar las preguntas, que son 5 bloques), C2S seleccionó unos 15 minutos, cortados en dos partes.

Hoy os traigo ambas pistas de audio, tanto la selección editada por C2S como la grabación íntegra de mis respuestas "para coleccionistas".

Evidentemente hay contenidos repetidos en las dos, así que: si oír mi voz os resulta tan incómodo como a mí mismo, os recomiendo la versión abreviada de C2S, más centrada en temas que conciernen solo a su línea editorial sobre la promoción de España y del español para oyentes extranjeros, para gente que está aprendiendo nuestro idioma, o interesados en nuestro país en general.

Por otro lado, si tenéis más interés en conocer hasta la última palabra de lo que dije a pesar de mis modestas habilidades locutoras, os recomiendo la versión larga donde me extiendo más sobre temas de economía política, relaciones internacionales, ingeniería informática y ciencias matemáticas. aunque sin grandes alardes

La versión breve está alojada en Ivoox, mientras que la extendida la he subido a SoundCloud. Para escuchar cualquiera de los cortes, tan solo tenéis que dirigiros al enlace correspondiente (a continuación) y pulsar en el botón de reproducción (el triangulito). También se pueden descargar con el menú o click derecho del ratón.

C2S Parte 1
C2S Parte 2

En la versión extendida hablo de algunos temas más en profundidad y de otros que no entraron en el programa final, por motivos de brevedad, o bien de línea editorial. La versión extendida dura el triple y no contiene la voz del entrevistador, solo mi monólogo, con el texto de las preguntas escrito en la descripción de cada fichero (de lo que pego una copia justo debajo).

V.E. 1-5


Versión íntegra, 45 minutos.
Contiene una serie de opiniones y comentarios sobre educación internacional desde el punto de vista de un profesor español que lo ha sido de matemáticas e informática en Shanghai y Dubái, entre otros lugares.
Alfonso de la Fuente
http:\\alfonsoycia.blogspot.com
PREGUNTAS:
Hoy estamos en ClickToSpain con Alfonso de la Fuente, él es español y es profesor de Matemáticas en Dubai, en Emiratos Árabes, y queríamos ponernos en contacto con él para que nos contara cómo se desarrolla su vida fuera de España.
#1) Bienvenido Alfonso, ¿Cómo estás? Lo primero, haznos una presentación, de dónde eres, qué has estudiado, y qué haces ahora.
#2) Has viajado por varios países, supongo que sabes varios idiomas, ¿Cómo, o por qué te fuiste a China? y ¿Cómo has aterrizado en Dubai? ¿Te pararás allí? ¿Seguirás buscando?
#3) ¿Desde cuándo y por qué decidiste salir de España para buscar otros horizontes? ¿Tienes constancia de que personas españolas (jóvenes y ya no tan jóvenes) van buscando su futura fuera de nuestro país? Cómo les ves? ¿Hay futuro?
#4) Tienes un blog en el que cuelgas tus inquietudes, háblanos de él (dirección, temas que tratas...).
#5) Háblanos de la enseñanza y de la de las matemáticas en concreto, ¿cómo se enseña en España? ¿Y fuera? ¿Qué diferencias hay? ¿Son también un "hueso" en el extranjero?
* Tú que tienes un perfil profesional tan marcado, tanto como docente, como profesional, ¿cómo ves a España en relación con otros países, en éstos aspectos?
* Despedida y cierre

Que lo disfrutéis. Y, como siempre, los comentarios (constructivos) son bienvenidos.



Créditos de las imágenes:

-#1: Anuncio de www.ipc.me, visto en algún blog sobre China de los que sigo (disculpas, no recuerdo ahora cuál)
-#2: El genial ilustrador chileno Alberto Montt.
-#3: El no menos genial Forges de mi país.
-#4: El genio del israelí Asaf Hanuka
-#5: Escultura humana del coreano XooAng Choi (최수앙 작업실)

Suscribirse a "Alfonso y Compañía" -

lunes, 17 de febrero de 2014

En aprecio a la Ciencia

En el Siglo de las Luces los científicos daban brillo a las cortes europeas y no era extraño que las potencias [...] se disputasen a los mejores cerebros del continente, tal como hoy se hace con los mejores futbolistas. En este sentido, el retroceso de la Humanidad, dando más importancia a los pies que a la cabeza, parece evidente.

Así de categórico se muestra Antonio Pérez Sanz en el apartado sobre "Las Academias de Ciencias" en la biografía de Leonardo Euler que estoy leyendo (pg. 36).
 
El libro que menciono lleva por título "Euler, el maestro de todos los matemáticos" (Editorial Nivola), el cual no es nada hiperbólico dada los monumental producción científica del biografiado, a la sazón originario de Basilea, en Suiza (año 1707). Yo ya os he hablado de Euler en alguna otra ocasión, como en el vídeo de esta conferencia que dí en Medialab-Prado, si bien podéis ampliar información aquí.

El autor del volumen citado es William Dunham y el prólogo y comentarios del profesor Antonio, a quien seguro recordaréis del programa divulgativo de televisión española "Universo Matemático" y cuyo apoyo al "Lamento de un matemático" suscribí ya hace un lustro, aunque no pueda estar hoy de más actualidad. [Aquí en inglés: "Lockhart's lament" on how math is taught] Resumidamente, que, como para enseñar música, no debe uno centrarse solamente en dibujar las corcheas alargadas y las blancas redonditas, excluyendo todo el sentido de la armonía.

Advierto que aquél libro no es lectura amena para los profanos (no así el artículo, que es muy recomendable para todos los públicos), dada la abundante carga de fórmulas, series y ecuaciones en su texto. No obstante lo anterior a mí este tomo me está resultando de lo más práctico, ya que como algunos ya sabéis, hace dos semanas que me he mudado a la ciudad de Dubái, en los Emiratos Árabes Unidos, para impartir lecciones de álgebra, geometría y cálculo diferencial e integral, principalmente, sobre el temario anglosajón. Para mí es todo un honor hallarme inmerso en la cultura donde se inventaron los guarismos, la algoritmia o la propia álgebra (del árabe: الجبر al-ŷabr: significando reintegración de elementos de estructuras abstractas acorde a ciertas reglas).

En defensa de los futbolistas, he de decir que sin duda su ejemplo deportivo de superación, competitividad y planificación táctica inspira a muchos jóvenes y adultos a lo largo y ancho del mundo, aunque yo no sea especialmente aficionado al balompié, por más que en cada país que visito me interpelen sobre el particular al conocer mi ibérica procedencia. Es seguro que el ejemplo del deporte rey ha reportado muchos beneficios a la Humanidad desde los estratos sociales más modestos, a quienes inculca el amor por la vida sana y el ejercicio, hasta los más ambiciosos, en la dirección estratégica corporativa o la gestión de equipos y recursos humanos.

No obstante, también es cierto que, de invertirse en ciencias, especialmente en matemáticas, lo que algunos países como el mío invierten en este esparcimiento (habiendo como hay otras necesidades perentorias), los beneficios que se obtendrían a todos los niveles de la sociedad y la economía superarían toda cota imaginable (cuando se piensa con los pies y no con la cabeza) amén que sin duda ayudarían a enderezar las instituciones y los Estados, así como sus balances financieros y calidad de vida.

Próximamente os contaré en otro artículo cómo he llegado aquí y cómo percibo las cosas en esta ciudad costera del erg arábigo, donde escriben de derecha a izquierda. En la capital de este turístico emirato se alberga el edificio más alto del mundo junto con otras maravillas arquitectónicas, siendo confluencia entre culturas, lenguas, razas y credos en el Oriente Medio, a orillas del hermoso y próspero Golfo Pérsico.

Mas de momento os dejo con la continuación de la cita literaria con que empezaba:

[...] Pero este mecenazgo de los estados absolutistas no era gratuito. Los matemáticos resolvían al monarca de turno problemas prácticos de índole militar y económica. Por eso no es extraño que la producción de Euler y de otros académicos abarcase campos tan dispares como la balística, la navegación, la cartografía, la astronomía, las fortificaciones o la construcción de instrumentos de precisión, además de los que hoy consideramos puramente matemáticos.

 Nos leemos.



Suscribirse a "Alfonso y Compañía" -

jueves, 5 de diciembre de 2013

Al fin recibí mi título de Máster en Ingeniería Matemática

Aprovecharé para hablar un poco sobre estudios universitarios aprovechando que hoy, tras una larguísima espera, recogí por fin mi título de Magíster en Matemáticas (que debió llegar en 2009, hace cuatro años). Más concretamente el Título Oficial de Postgrado en el Máster Universitario de Ingeniería Matemática, adaptado al Espacio Europeo de Educación Superior, por la Universidad Complutense de Madrid. Que probablemente sea la mayor y más veterana universidad de España, heredera de cinco siglos de historia. Este título es un análogo al Máster en Matemática Aplicada (antes: Ciencias Exactas), dotado de cierta pátina de aspectos ingenieriles e industriosos, en contraste con el Máster de Investigación Matemática, de nivel más teórico, que era la alternativa ofertada por la UCM.


Comencé en el mes de Septiembre 2006 y me llevó unos 18 meses completarlo totalmente. Pero lograr la expedición y entrega del título en 2013 ha sido un proceso posterior mucho más largo que cursar el Máster en sí, a los 35 años, esto es, siete años desde que comenzara. El periodo de clases propiamente dicho terminó en 2007, culminando con los Cursos de Verano del Escorial para los que fui becado. El resto os lo conté aquí en 2009 con la noticia de que oficialmente me había licenciado.

Ante el hecho de la demora extrema en la expedición del documento y frente a la imposibilidad de acreditar mi titulación en España o el extranjero (lo que me ha causado no pocos problemas y quebrantos) me puse en contacto con varias oficinas dependientes de la UCM, que me dieron como única causa del retraso "que el documento se imprimió mal y hubo que repetirlo, aunque lo normal es que 'solo' tarde un par de años". Así, sin otra justificación, ni admisión alguna de corresponsabilidad. Nunca entenderé por qué expedir un documento de certificación ha tardado el doble que completar el Máster en sí mismo. Diríase que "la impresora que utilizaron era un poco lenta". Algún amigo diría que seguramente lo habrán caligrafiado usando una pluma de Ave Fénix con cánula de cuerno de unicornio y tinta de calamar gigante. Ja.

Supongo que quizás, el que al fin se haya expedido el título ha tenido un poco que ver el pedir una certificación académica y pagar de nuevo las tasas. O que sea un matemático de carrera el nuevo rector de la Complutense, José Carrillo, elegido poco antes del reciente fallecimiento de su eminente padre Santiago (Sí, el mismo Santiago Carrillo que contribuyó a redactar la Constitución Española, la cual celebra este fin de semana su efemérides). O quizá el cambio de rector haya sido la causa de la demora. O las lógicas pugnas con el actual Ministro de Educación, de ideología diametralmente opuesta. Todo ello lo ignoro y prefiero que así siga por cuanto no me ataña, una vez solventado el asunto. Por otra parte, sí confío en que el blog del actual rector no siga el mismo destino que el desaparecido del anterior rector, el economista Carlos Berzosa, quien firmó mi título y con quien coincidí brevemente en la inauguración del Instituto de Matemática Interdisciplinar, pues siempre resulta interesante saber en qué andan los rectores y catedráticos del gremio, tanto antes como después de dejar sus cargos y no solo durante su desempeño.


Después de aquéllo me matriculé en el Doctorado de Investigación en Ingeniería (PhD. Engineering Research), periodo durante el cual he sido profesor en la Universidad de Burgos y también, impartiendo clases de Matemáticas, en una de las de Shanghai, China.

Con la llegada de la grave crisis financiera global en 2008 no han sido unos años nada fáciles, y aún siguen sin serlo. En cuanto al doctorado, mi tesis está bastante avanzada. El periodo de investigación ha concluido, con algunos hitos como varias conferencias que impartí en China sobre alguno de los temas que trato. Tras retornar a España en septiembre de este año 2013, deposité un proyecto de tesis en el Registro de la UBU y el manuscrito supera ya las 100 páginas, así que confío en presentarlo y defenderlo a no mucho tardar.

También estoy tramitando la documentación que me permita atestiguar la Mención Internacional a mi título de Doctor Ingeniero, cuando llegue el momento, con lo que algunas porciones de la tesis deberán figurar también en lengua inglesa, si bien no su totalidad, pues al parecer no se admiten tesis en otros idiomas salvo en carreras de filología. Así que la podréis leer cuando esté aprobada y digitalizada, a su debido tiempo.

Confío en que una vez me doctore (en la Facultad de Ciencias Económicas y empresariales que fundó mi abuelo materno) no se demoren tanto en expedirme el título como la Complutense ha tardado en expedirme el de Máster. La escuela de negocios IDE-CESEM donde cursé mi otro Máster en Dirección de Tecnologías de la Información, me lo expidió en un plazo mucho más normal.

Ahora, con una ingeniería superior en informática, dos másters en mi haber (universitario y MBA) y próximamente (esperemos) el doctorado, se me suscita la duda de cuál sería mi denominación como híbrido interdisciplinar. Sé que es triplemente redundante, pero debido a la total inexistencia de homologaciones y al sobrevenimiento del plan de Bolonia (EEES), mi única vía fue reiterar el segundo tramo de formación para poder acceder al doctorado. Por tanto solo pudo materializarse mi proyecto mucho después de lo que yo habría querido, como quienes lo cursan de un tirón, habida cuenta de que entre medias trabajé además cinco años como Director de Sistemas a tiempo completo (simultaneando los estudios del MIM por las noches). Los estudios universitarios que he cursado comparten todos la denominación de "Ingeniería", así que cuando llegue el momento supongo que lo más breve sería denominarme "Doctor Ingeniero en Informática y Matemáticas" (con intensificación en Investigación), y nombrar aparte el Master de Empresa. Si no, no va a caber en las tarjetas de visita.

Viéndolo restrospectivamente, se me antoja extremadamente simple, y casi apetecible, el recorrido que transitan quienes cursaren una carrera de Grado-Master-Doctorado todo de seguido, sin tener que hacer el segundo tramo tres veces como yo, ni bregar contra los retos de la interdisciplinariedad, aunque en mi favor hay que decir que alguna cosa habré debido de aprender durante el proceso, que aquellos otros no sepan. Entre otras, algo de Chino Mandarín. Y lo problemática que es la burocracia desmesurada.

Tras lo que tuve que pasar solamente para poder acceder a cursar estudios de Doctorado, mi opinión es que tras la adaptación de las titulaciones al Espacio Europeo de Educación Superior, lo justo sería que los estudios de Master contaran algo por encima de los de la Ingeniería (la que comprimía 300 créditos lectivos en 4 cursos intensivos), y posiblemente, que los de Grado contaran algo por encima de los de Ingeniería Técnica de menor duración, medida en cursos académicos y créditos (antiguos o EEES). Así y todo, los estudios de Doctorado también deberían clarificarse mucho en España y la dirección universitaria de Investigación centrarse más, que está muy dispersa. Luego está el tema de cuántos años se tardan realmente en terminar estas titulaciones, que muy a menudo supera en mucho el número de cursos por término medio.

No tengo datos del Master IM, pero aunque quienes empiezan titulaciones en matemáticas o ingeniería normalmente ya han pasado una cierta criba que les garantiza un éxito al menos moderado (superado el primer impacto, tras el que buena parte desisten), me consta que su dificultad es también muy elevada y es que el MIM está a la cabeza de los másters de toda España.

Sobre mis notas de Master, no mucho que decir: en carreras de ingeniería y matemáticas, la sola superación ya es todo un premio, dada su dificultad y abstracción, pero además de varias publicaciones en este blog saqué alguna buena nota, como un Sobresaliente en "Aplicaciones del Algebra Computacional a la Inteligencia Artificial", tema que ya había tratado durante la carrera Ingeniería (con otro Sobresaliente en la asignatura de IA) y que me serviría después para dar clase "Sistemas Expertos e Inteligencia Artificial" en la UBU. También traté este tema en mi Proyecto al finalizar el MBA. Bien mirado, quizá debería dedicarme a la Inteligencia Artificial cuando termine el doctorado. O al menos a localizar algunos resquicios de inteligencia natural. Je.

Por aquí tengo mi curriculum vitae completo en PDF (si aún os gustan estas antiguallas, con muchos logos de colores y facilidad de impresión) o en la red social profesional LinkedIn. Tal como está el tema del des/empleo en España, nunca está de más repartirlo por ahí.

Por lo demás, me honra que en el informe PISA de la OCDE recientemente publicado, a pesar de la muy baja puntuación de España (y es que vamos para atrás, como los cangrejos), las de Madrid y de Castilla y León estén algo mejor, y sobre todo que Shanghai lidere el ranking. Posiblemente algunos de esos estudiantes chinos hayan sido alumnos míos este pasado curso y os aseguro que en Ingeniería los había auténticamente brillantes. De recuerdo algunos de ellos me regalaron esta taza con una caricatura y mis siglas. Vale que no es un Lotus ni un Ferrari, pero yo se lo agradezco igualmente.

Mientras completo la tesis continuaré por mi cuenta tratando de prestigiar la profesión, que falta nos hace, a mis alumnos y a mí. En eso seguimos.

Suscribirse a "Alfonso y Compañía" -

lunes, 21 de octubre de 2013

Cuarta vigilia de Hoffmann

"Tengo que preguntarte, amable lector, si en tu vida no has tenido horas y días y semanas en los cuales se te ha presentado todo lo hecho a diario como un verdadero tormento y en los que todo lo que has considerado como digno de tu esfuerzo te parece estúpido y sin objeto." [...]

Así comienza un fragmento que hoy seleccioné de la historia “El puchero de oro” dividida en doce vigilias o capítulos (el resto al final de este post). Este cuento proviene de una selección de famosos cuentos alemanes que me regaló recientemente un amigo mexicano en Shanghai, doctor en literatura inglesa. Su autor fue Ernst T. A. Hoffmann, coetáneo de Mozart y nacido en Königsberg el mismo año en que Euler partió de allí.

El libro se titula "Great german short stories" editado por Evan Bates, Dover thrift editions - Unabridges NY (2003) y contiene otras interesantes historias como la escalofriante "La colonia penitenciaria" de Kafka (cuya atmósfera recuerda mucho al cortometraje "Elephant´s Dream" de la fundación Blender).

"The Golden Pot" de E.T.A. Hoffmann fue publicado en 1814 y se distingue de las otras historias de este volumen por su vis cómica y fantasía desbordante. De cuando en cuando, cualquier estudiante universitario, autor, literato o trabajador en proyectos a largo plazo podrá sentirse identificado con el plomizo estado de ánimo que aflige en Dresden al simpático protagonista de esta fabulosa historia.

A lo largo de sus desventuras, será persuadido por el misterioso Archivista Lindhorst para caligrafiar con trazos flamígeros unos fac-símiles de ignotos manuscritos atlantes, sufriendo visiones, brujerías y transmutaciones mientras se debate indeciso entre las dos caras de una misma moneda.


Como este "talento" en especies ("spezies thaler" tal como se menciona en el cuento) o "taler", moneda que se reproduciría como "real de a 8" español, utilizado de España a América y Filipinas (¿alguien recuerda la hermandad de "Piratas del Caribe III"?), y de ahí mutaría en pesetas, y euros. Tal como se comenta en este reportaje sobre el tesoro del pecio recuperado recientemente, la denominación "táler" derivaría en "dólar", en los tiempos en que el dinero se intercambiaba directamente por obras que requerían un cierto talento intelectual y no por derivados financieros y otros constructos mercantiles.

La historia de Hoffmann, no por mor de fantasiosa es menos interesante, rebosando de metáforas vitales y una chispeante prosa, en la magnífica traducción inglesa de Thomas Carlyle que llegó a mis manos, tan plagada de infrecuentes verbos y brillantes epítetos que alcanza cotas Lovecraftianas. Al parecer, fue en este cuento, entre otros, en que se inspiraría en el siglo XX Michael Ende (autor de "La Historia interminable") para su novela "El ponche de los deseos", con un original título que ejemplifica la inacabable concatenación de lexemas del idioma alemán: "Der satanarchäolügenialkohöllische Wunschpunsch", traducido al castellano como "El ponche  genialcoholorosatanarquiarqueologicavernoso").


Aquí podéis encontrar la traducción al castellano realizada por C. Gallardo de Mesa que he localizado. No obstante la versión inglesa de este volumen no tiene desperdicio y a cualquier voluntarioso estudiante de idiomas le mantendrá entretenido ampliando su léxico mientras disfruta el son de estas evocadoras palabras tan magistralmente compuestas. La versión española, aunque buena, es mejorable, por ejemplo por lo que se refiere a traducir "pot" por "puchero" o "caldero" cuando en este caso se debiera referir más bien a un florero o jarrón (como metáfora romántica del amor). La traducción original en alemán con ilustraciones puede también encontrarse aquí por si algún emigrante aventurado quiere paladearla.

Os dejo sin más, con el fragmento que he seleccionado, con que iniciabamos este artículo:


FOURTH VIGIL

Gracious reader, may I venture to ask you a question? Have you ever had hours, perhaps even days or weeks, in which all your customary activities did nothing but cause you vexation and dissatisfaction; when everything that you usually consider worthy and important seemed trivial and worthless?

At such time, you did not know what to do or where to turn. A dim feeling pervaded your breast that you had higher desires that must be fulfilled, desires that transcended the pleasures of this world, yet desires which your spirit, like a cowed child, did not even dare to utter. In this longing for an unknown Something, which longing hovered above you no matter where you were, like an airy dream with thin transparent forms that melted away each time you tried to examine them, you had no voice for the world about you. You passed to and fro with troubled look, like a hopeless lover, and no matter what you saw being attempted or attained in the bustle of varied existence, it awakened no sorrow or joy in you. It was as if you had no share in this sublunary world.


If, favourable reader, you have ever been in this mood, you know the state into which the Student Anselmus had fallen. I wish most heartily, courteous reader, that it were in my power to bring the Student Anselmus before your eyes with true vividness. For in these vigils in which I record his singular history, there is still so much more of the marvellous –which is likely to make the everyday life of ordinary mortals seem pallid- that I fear in the end you will believe [...]

[...] While you are in the faery region of glorious wonders, where both rapture and horror may be evoked; where the goddess of earnestness herself will waft her veil aside and show her countenance (though a smile often glimmers in her glance, a sportive teasing before perplexing enchantments, comparable to mothers nursing and dandling their children) –while you are in this region which the spirit lays open to us in dreams, make an effort to recognize the well-known forms which hover around you in fitful brightness even in ordinary life. You will then find that this glorious kingdom lies much closer at hand than you ever supposed; it is this kingdom which I now very heartily desire, and am striving to show you in the singular story of the Student Anselmus. […]

Suscribirse a "Alfonso y Compañía" -

miércoles, 2 de octubre de 2013

Artículos selectos de Ernesto Ruiz y González de Linares


De Ernesto Ruiz de Linares, mi abuelo materno, os traigo hoy una selección cuidadosa de la prolífica serie de artículos que publicó en vida, mayormente del Diario de Burgos. Fue Don Ernesto un economista preclaro, legalista nato y educador vocacional pasando por numerosos cargos de responsabilidad y altamente condecorado como puede leerse en su semblanza.

En el fichero que incrusto a continuación se encuentran 25 artículos y una necrológica de su entierro sucedido en 1991. A pesar de que algunos de los artículos cuentan ya con más de medio siglo y la práctica totalidad provienen de la etapa predemocrática de la España franquista, muchos de sus textos sorprenden por seguir aún hoy día de plena actualidad y completamente vigentes. Por ello confío en que el lector interesado disfrutará de su lectura detenida, soslayando evidentemente las distancias que separan el momento actual del de su redacción, que se manifiesta en ciertos pasajes por un obligado discurso patriótico que era dictado por la censura franquista de entonces. Quizá también se observen algunos fallos de edición derivados de la tecnología de entonces así como que se destila un estilo literario tal vez ocasionalmente desfasado para los cánones del siglo XXI y la inmediatez de los medios de comunicación digitales, pero siempre se observarán unos artículos excelentemente documentados y exquisitos en su redacción, cuyo contenido se adelantó muchas décadas a su época.


Más abajo incluyo un resumen de los artículos en orden cronológico (aproximado) con un breve comentario cuando corresponde, con el fin de motivar al lector a lanzarse a su ávida lectura. La mayoría ocupa media o una página aunque hay algunos un poco más largos, de hasta dos páginas en formato apaisado el más extenso de los que hoy os acerco.



  • “La enseñanza, primer sector económico del Estado”: Donde se explica por qué el Estado debe mantener e incrementar la inversión en Educación
  • “España ya no es un país agrícola”: donde ya se adelanta un cambio en el modelo productivo que lleva tiempo gestándose
  • “Burgos, cabeza de Castilla, debe ser una ciudad universitaria”: donde se impulsaba el desarrollo de la Universidad de Burgos ya en 1968 y la creación de la simiente para la actual Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales.
  • “La automación”: una reflexión sobre la modernización tecnológica en sentido Fordista (“automatización” diríamos hoy día), el progreso social y el impacto en el empleo. A este respecto recomiendo leer también los dos artículos de este blog: “Del paro al ocio” (de Luis Racionero) y “Cibernética” (Norbert Wiener).
  • “Ahorro e inversión”: términos muchas veces confundidos. Error más grave, si cabe, cuando se produce en las altas esferas políticas, como se puede observar en la España del “austericidio” (suicidio socioeconómico por exceso de austeridad) sucedido desde 2008 hasta 2013, y posiblemente más adelante. En el artículo se introduce también algún concepto de Keynesianismo. El tema de los precios ya lo hemos comentado largo y tendido aquí.
  • “El economista al servicio de la empresa”: donde se exploran algunas políticas estadounidenses de transferencia tecnológica entre universidad y empresa
  • “La investigación científica como inversión rentable”: donde se explica el papel que el Estado debe jugar en la retención del talento investigador, un tema ya tratado en este blog en mi artículo sobre “La fuga de cerebros
  • “La empresa en la sociedad futura”: donde se reflexiona por qué es conveniente que los Estados faciliten la creación y desarrollo de empresas privadas.
  • “Las inversiones en enseñanza como medio de expansión económica” incidiendo una vez más en la mejora cualitativa del capital humano.
  • “Las inversiones en enseñanza y la igualdad de oportunidades”: en aras a una distribución más igualitaria de las rentas que redundara en una sociedad de mejor calidad.
  • “El ahorro institucional”: un recordatorio a los máximos responsables detentadores del poder público sobre las espectaculares virtudes del ahorro, especialmente relevante en estos tiempos de déficit disparado e insatisfactorios diferenciales de deuda.
  • “El economista al servicio de la nación”: donde se comentan las ventajas que las corporaciones pueden obtener de la esfera intelectual, ejemplificando de nuevo sobre el caso estadounidense.
  • “Las instituciones docentes en Inglaterra”: donde se resaltan algunas diferencias entre el caso británico y español conduciendo a la reflexión sobre el éxito de los variados modelos educativos
  • “El plan de desarrollo económico de Burgos”: donde se repasan algunas soluciones para la mejora de la eficiencia económica aplicables regionalmente.
  • “La enseñanza ante el plan de desarrollo económico”: que abunda en varios de los temas anteriormente tratados, conjuntados.
  • “Política del ocio y del bienestar”: dónde se explica desde un punto de vista filosófico cuál debería ser la lógica del desarrollo y el crecimiento económico, no siendo objetivo último el lucro individual sino la mejora de la calidad de vida de la mayor cantidad de seres, entre otros.
  • “El crecimiento cero: ¿es posible y recomendable”: Un artículo clave en estos tiempos de recesión internacional, que ya repasábamos con algo de detalle en este otro artículo de mi blog.
  • “Las instituciones políticas en Inglaterra”: donde al mismo modo que anteriormente se hacía respecto a las instituciones educativas, se comentan algunas claves del éxito global del modelo británico.
  • “El marketing político”: un tema que también se ha tocado en este blog con anterioridad.
  • “La banca suiza y la evasión de capitales”: Un tema de plena actualidad con el caso legal del ex – tesorero.
  • “El ECU, la moneda de la Europa Unida”: ECU es como se llamó a la cesta de monedas europeas que resultaría años después en el Euro, que recientemente ha vivido tiempos convulsos.
  • “El crecimiento de la economía española”: Donde puede observarse que algunos problemas de España son endémicos desde hace ya décadas, como el paro forzoso, y se dan algunas claves para su corrección. Tema también comentado ya ampliamente aquí.
  • “La Comunidad Económica Europea y los países en vías de desarrollo”: que reflexiona sobre las responsabilidades del entonces llamado “Primer Mundo” para con el resto.
  • “Creación en nuestra ciudad de la escuela universitaria de estudios empresariales”: escuela en la que a la sazón fue director.
  • Nombramiento como director del Fernán González.
  • Necrológica de su sepelio y semblanza ampliada.
Esto es todo lo que os traigo por el momento, aunque hay mucho más por llegar. Véanse por ejemplo los artículos suyos que figuran en el Repositorio de la Biblioteca Universitaria de Burgos. Mi intención es la de publicar en un futuro no muy lejano un compendio de todos aquellos materiales que han pasado por mis manos de la autoría de mi abuelo, aunque no sé cuándo este proyecto verá la luz, si es que la viera, aunque indudablemente sería a medio-largo plazo. En buena medida, este modesto artículo de blog es una sonda de dicho proyecto.

Por lo demás, siempre recomiendo una relectura de su curso de Economía Política donde se explican detalladamente muchos de los conceptos que se manejan en esta etapa crítica para la economía y el empleo.

Yo por mi parte ya me encuentro retornado en la ciudad de Burgos después de pasar un año completo impartiendo clases de matemáticas en el Colegio Sino-Británico de la Universidad de Shanghai para la Ciencia y la Tecnología. Llevo ya en España cosa de un mes largo y aún estoy rehabituándome y despejando el siempre inacabable (y frecuentemente fútil) papeleo burocrático, pero pronto volveré a contaros andanzas por estas y otras tierras, a la par que completo la redacción de mi tesis doctoral del programa de Investigación en Ingeniería por el departamento de Economía Aplicada, de la que ya he depositado un Proyecto en la misma Universidad de Burgos.

Suscribirse a "Alfonso y Compañía" -

viernes, 26 de julio de 2013

¿De qué va todo esto? (Filosofía y el sentido de la vida)



Lo simple no siempre es fácil u obvio. Es bastante evidente que vivir merece la pena en sí mismo, particularmente si la vida tiene la adecuada mezcla de autenticidad, felicidad y cuidado por los demás; si es tal que el tiempo no se desperdicia, y si engarza la tarea permanente de convertirnos en quienes queremos ser y alcanzar el éxito, así definido. Pero es difícil llevar todo esto a la práctica. Por supuesto que conlleva un riesgo, que resulta evidente al considerar como éxito aquel en que nos situamos metas inalcanzables, lo cual resulta en frustración con nuestra propia vida. La verdad desnuda es que vivir nos involucra en un conflicto permanente. Puede entenderse cuales son los elementos que componen el sentido de la vida, pero este conocimiento no provee con una receta sencilla para la satisfacción y el contento.
[...]

Si el sentido de la vida no es un misterio, si llevar una vida significativa está dentro del alcance de todos nosotros, entonces no necesitamos formular desesperadamente la pregunta “¿De qué va todo esto?”.

Podemos mirar en derredor y observar los muchos caminos que dotan de sentido a la vida.

Podemos apreciar el valor de la felicidad a la par que aceptamos que no lo es todo, lo cual nos facilitará las cosas cuando aquella nos eluda.

Podemos aprender a disfrutar de los placeres de la vida sin convertirnos en esclavos de nuestro apetito insaciable. Podemos reconocer el valor del éxito sin interpretarlo con estrechez de miras, de modo que vislumbremos, tanto la lucha por convertirnos en aquello que queremos ser, como los signos más visibles y públicos del triunfo.

Podemos interiorizar el valor de aprovechar el momento presente sin que ello nos conduzca en alocada carrera por atrapar el instante esquivo.

Podemos también apreciar el valor de ayudar a los demás a llevar una vida cargada de sentido, sin pensar que el altruismo exigirá agotar todo lo que tenemos.

Y finalmente, podemos reconocer el valor del amor, tal vez como el motivo principal para hacer todas las cosas.



“What is simple is not always easy or obvious. It is straightforward enough to say that life can be worthwhile in itself, particularly if it is a life with a balance of authenticity, happiness and concern for others; one where time is not wasted, one which engages in the on-going work of becoming who we want to be and being successful in those terms. But putting this all into practice is difficult. Indeed, it carries with it a risk we saw when looking at success, namely that we will set ourselves an unrealistically high standard and end up being dissatisfied with life as a result. The sobering truth is that life involves on-going struggle. One can understand what the elements of a meaningful life are, but they do not provide a simple recipe for contentment and satisfaction.
[...]
If the meaning of life is not a mystery, if leading meaningful lives is within the power of us all, then we do not need to ask the question ‘What’s it all about?’ in despair. We can look around us and see the many ways in which life can be meaningful. We can see the value of happiness while accepting that it is not everything, which will make it easier for us at those times when it eludes us. We can learn to appreciate the pleasures of life without becoming slaves to appetites which can never be satisfied. We can see the value of success, while not interpreting that too narrowly, so that we can appreciate the project of striving to become what we want to be as well as the more visible, public signs of success. We can see the value of seizing the day, without that leading us into a desperate scramble to grasp the ungraspable moment. We can appreciate the value in helping others lead meaningful lives, too, without thinking that altruism demands everything we have. And finally, we can recognize the value of love, as perhaps the most powerful motivator to do anything at all.


La cita proviene del libro "What’s it all about? Philosophy and the meaning of life" (¿De qué va todo esto? Filosofía y el sentido de la vida) de Julian Baggini, editado por Granta Books - London.

Una lectura reciente que me prestaron hace poco en la universidad de Shanghai. Y es que cuando uno anda cerca del final de un doctorado (de "PhD": Philosophiae Doctor), parece imprescindible filosofar un poco, de vez en cuando.

Esta es mi ultima semana en China por el momento. La semana que viene regreso a España, por tiempo indefinido, pero siempre en función de lo que ocurra en los próximos meses.

¡Feliz verano!

Suscribirse a "Alfonso y Compañía" -

domingo, 7 de julio de 2013

¿Cansado de estudiar mandarín?

Tras el primer ilusionado acercamiento a esta lengua milenaria, habiendo comprobado que los caracteres pictográficos de eso último tienen más bien poco, y cundiendo el desaliento. ¿Cómo continuar aprendiendo mandarín?

La gran mayoría de personas no pasa de unas cuantas palabras importadas como lichi, feng-shui o tai-chi. Muchos se aventuran en el místico e ignoto mundo de los caracteres chinos por vía del nuevo tatuaje del vecino o la pegatina que lleva en el coche tuneado el "cani" del barrio. Quizá incluso sean capaces de responder si existe o no una máquina de escribir para caracteres chinos. Unos cuantos se animan a tomar un curso introductorio de mandarín. O entran en contacto de un modo u otro con la cultura china, posiblemente con buen sentido del humor, e incluso en formato cómic. Tal vez visionen alguna de esas conferencias que animan mucho con la (mentira podrida) justificación de que los caracteres chinos son dibujos cómodos y sencillos de aprender, algunas tan motivadoras como la de la señorita ShaoLan en TED talks.



Pocos superan la etapa del pinyin y la fonética china, tan anatema a nuestros occidentales oídos, con sus cuatro tonos y sus variadas eses y equis aspiradas. Muy escasos toman clases intensivas en su lugar de origen, o incluso viajan al país más poblado de la Tierra para recibirlas in-situ. Menos aún llegan a pasar tiempo suficiente en la República Popular China como para tener la oportunidad de aprender algo más. Y eso solamente si eligen salir del gueto de expatriados. Pero existe todo un mundo más allá, agazapado entre los 40.000 caracteres del chino simplificado.

¿Cómo mantener la presencia de ánimo y seguir aprendiendo chino, superados los primeros pasos y arrostrando la inmensidad del reto? ¿Cómo llegar a ser un Bradley Cooper de la sino-glosa?

Esto último no lo sé, pero si he impartido algún curso de mandarín, he sido profesor (aunque no de idiomas) en varias universidades y llevo ya un año largo viviendo en Shanghai. Ya os he hablado mucho del tema con anterioridad en mi blog. Tengo cierta afición por los lenguajes (más bien los lenguajes de programación pues no soy filólogo, pero todo ayuda). Así que os puedo indicar algunos consejos que a mí me van funcionando para mantener el entusiasmo y seguir aprendiendo.

Dominar el inglés ayuda mucho, pues permite pegar un repaso a los muchos libros sobre el idioma que ha escrito gente de todas nacionalidades. Empieza a haber cada día más escritos traducidos al español, tanto procedentes de España como de hispanoamérica, pero aun son comparativamente escasos los de lengua cervantina contra los de la shakespeariana. La primera elección debería ser alguno de estos que atemperan el choque cultural del tipo "Cien costumbres de los chinos". A mí me gustó mucho uno de estos libros breves costumbristas autorizado por el antiguo alcalde de Shanghai con ilustraciones comiqueras (pena que no recuerde el título). Abundan en librerías con sección de chino y en las tiendas de museos orientales. Eso sí, no os creáis los de "Hable chino en 10 minutos" ni breviarios de ese el estilo: son como los adelgazantes o el crecepelo: fantasiosas cornucopias de usar y tirar.

Más allá de los libros de cultura oriental es importante hacerse con un diccionario o mejor (dado que en chino no existe el orden alfabético: hmmm... "alfa-beta"... se comprende), con silabario que permita estudiar los radicales y caracteres básicos, de esos que en cada página te cuentan un cuentecito sobre el origen pictórico o fonético del carácter en cuestión. De estos abundan:("Los 100 caracteres más usados", "Los 500 caracteres fundamentales, "Los 1000 caracteres chinos más frecuentes", etcétera). Mi consejo es que lo elijáis ligero, compacto y cómodo de transportar.

Por otra parte, en internet hay muchos diccionarios y programas mucho más transportables que pueden ahorrar la muerte con posterior desecado y laminado de un par de árboles, a la par que aligeran nuestra mochila y facilitan la búsqueda y consulta de palabras concretas. Mi favorito es Pleco, pero hay muchos otros.
A partir de ahí conviene hacerse con algún libro de texto como los que editan las muchas universidades de Beijing y Shanghai, que contienen capítulos temáticos (como: "vamos de compras" o "saliendo a comer en el restaurante"). Son bastante útiles pues contienen traducciones, pinyin y caracteres simplificados, pero si os soy sinceros, da muchísima pereza releerlos si no se está en clase con un grupo de alumnos o no se cuenta con un profesor que os motive. Por ello suelen terminar cogiendo mucho polvo en el estante.

Por supuesto, apuntarse a alguna academia no está de más, aunque hay que tener cuidado con los timos que hay por ahí. En Shanghai a fecha de hoy pueden encontrarse sin mucho esfuerzo clases individuales de mandarín con profesor nativo y "más-o-menos angloparlante" entre 35 y 100 yuanes la hora (un euro son ocho yuanes). Evidentemente si se busca algo profesional se ha de pagar una cantidad adicional, pero hay ocasiones. Abundan los timos a extranjeros por más del triple, así que ándense con ojo. Sin embargo fuera de China como es lógico las tarifas serán más elevadas cuanto más lejos se esté, y dada la inmensa demanda que hay con el despegue económico chino, puede esperarse que resulte comparable o más caro que tomar clases de inglés o alemán, por ejemplo.

El siguiente nivel es el conversacional. Claro, si no tenéis nativos a mano esto puede ser bastante complicado, pero resulta muy útil cruzar unas frases con amigos chinos, con el señor del colmado o
con los vendedores ambulantes de productos de alimentación. Así se coge oído y se gana soltura al hablar. Para probar a escribir, siempre está internet y sus muchas plataformas de chat (como QQ, WeChat) donde localizar sinoparlantes desprevenidos y hacerles sudar un rato con nuestras cuatro palabrejas mal aprendidas. Posiblemente lidiando con cierta jerga internetera que abunda desde los tiempos del IRC.

También hay repositorios sonoros y podcasts a tutiplén para este fin. Muchas webs ofrecen vídeos gratuitos de aprendizaje y perfeccionamiento como el  Instituto Confucio, así como redes sociales y foros donde intercambiar conocimientos con otros estudiantes o conocedores de la lengua. No es menos cierto que una buena parte están solamente orientadas a la certificación HSK en chino mandarín, que en mi modesta opinión es un sacaperras, pero también confiere una cierta garantía de dominio lingüístico que permita atestiguar su manejo con fines posiblemente laborales o comerciales.

Para aprender y recordar los caracteres, solo hay un (duro) método que todo chino conoce: repetir, repetir, repetir. Hay también otras páginas dedicadas a agudizar la memoria y expandir el vocabulario. Luego viene también el tema de los clasificadores.

Pero lo difícil, una vez alcanzado cierto nivel básico de "mandarín de supervivencia" (suficiente para procurar necesidades básicas como alimento y transporte) es no anquilosarse y quedarse atascado con un puñado de frases manidas y varias docenas de caracteres que suenan un poco, pero que no sirven para leer ni el párrafo más breve de un periódico pekinés. De hecho lo más probable es que nuestro chino a estas alturas les suene a los nativos como a nosotros sus chapuceras e hilarantes traducciones automáticas tipo"Engrish".

Luego viene la gramática. Que sí, en chino al comienzo es muy fácil: no hay conjugaciones, declinaciones ni desinencias y se usa la misma palabra para denotar masculino, femenino, neutro, singular y plural. El chino es un lenguaje extremadamente lógico y algunas construcciones recuerdan fórmulas matemáticas. Algún día, si me dejan (y mi eventual editor garantiza una jugosa aportación a mi plan de pensiones) quizá escribiré un libro sobre la mejor forma de resimplificar el mandarín simplificado.

Claro que hay quien podría decir que los chinos hablan más bien como los indios, pero no los de la colindante India, sino los Cheyennes, Sioux o Apaches de las películas del oeste  (spaguetti-westerns) del siglo pasado. Y no les falta razón: una frase en chino transliterado sería algo así como:

"Nube Blanca llamar a Bella Luna Lluviosa para preparar palos de fuego. Gran padre decir: noche todos atacar caballo de hierro".

Ríanse, ríanse, pero el chino transliterado es muy parecido a esta forma tan tarzanesca de hablar, y tiene su lógica, pues dada su relativa cercanía geográfica es corroborable que muchos pueblos asiáticos ancestrales encontraran la forma de asentarse en el subcontinente norteamericano siglos o milenios atrás, transportando no solo su genética (pelo lacio moreno, entre otras características) sino su nomenclatura y formas de comunicación, que han evolucionado de forma divergente pero aun reconocible.

Ahora bien, la gramática china real es algo más complicada que esto. Para aprender un poquito cada día, a mí me funciona seguir un par de blogs dedicados a este tema, como ChineseGrammar.info, que en cómodas píldoras semanales mantiene viva la llamita del aprendizaje continuado. También las habituales columnas de periódicos y revistas sinófilas ayudan a pulir asperezas y desarrollar el conocimiento del idioma.

Puede ser ya en este punto donde nos encontremos con las variedades locales como el reverberado mandarín noreste o el más ampuloso y liviano sureño, e incluso lleguemos a realizar timidísimas incursiones en Cantonés, Shanghainés, Japonés, Tailandés, Coreano o Jawi malayo. Tal vez hasta en los caracteres del Chino Tradicional, previo a la simplificación ocurrida en el siglo XX (sin duda una de las causas del despegue socioeconomico chino) y aún en uso en lugares como Taiwan o Hong-Kong. Más que nadar para sacar la cabeza del agua y otear lo que hay fuera. Sin ir más allá necesariamente, apenas como ayuda para contextualizar y renovar el interés por la lingua franca del sudeste asiático.


Ya con cierto nivel, podemos animarnos visualizar alguna película subtitulada (con español/inglés también, o solo mandarín para los más valientes) o también alguna telenovela de la CCTV, que abundan y algunas muy buenas Recuerdo una que dejé a medias y luego lamentablemente le perdí la pista: "Snail house", sobre los denuedos de una familia que atraída por los cantos de sirena del sueño chino se veía obligada a morar en un minúsculo apartamento por aras de la superpoblación y la burbuja inmobiliaria. Al parecer, fue prohibida por las autoridades por ser demasiado realista y bastante crítica. U otra, más pastelona y con mucha publicidad, pero muy entretenida, del tipo "Buscando a Mr. Perfect" y en la onda de las shengnu: "Las chicas mayores tienen que casarse".


Para el chino real que no se aprende en ninguna escuela, incluyendo los siempre mal ponderados improperios, partes pudendas del cuerpo humano y jergas de las subculturas urbanas contemporáneas, nada mejor que tener amigos chinos con quien compartáis una lengua común, aunque también hay algunas joyitas por ahí como el librito "Niubi" que localicé ayer mismo en la librería del museo de arte de People´s Square. No es el único librito sobre este tema, aunque me pareció mejor que la alternativa que tenían disponible en el mismo lugar, porque este trae mas palabras y es mas underground. Y es que uno no habla bien un idioma mientras que no es capaz de insultar con estilo.

A partir de ahí, no queda más que conversar, ver programas chinos de TV, conversar mucho, leer aún más y, a ser posible, practicar escribiendo en mandarín lo que cada uno buenamente pueda, en redes sociales chinas, foros, blogs, la revista del centro cultural o lo que cada uno tenga más a mano.

Sobre este texto he ido incrustando una serie de enlaces para ampliar información sobre cada tópico concreto. Hay muchos más en mi Delicious, bajo las claves "mandarín", "mandarin" (sin tilde) y "chino".

Viajar por la China más remota y desconocida también motiva, ayuda y permite aprender a comunicarse más y mejor. Que, a fin de cuentas, es de lo que se trata.

¡Nos leemos!

Suscribirse a "Alfonso y Compañía" -


Basado en Blogger

Creative Commons License
Puedes copiar esta obra bajo:

licencia Creative Commons.